19 jun. 2011

En Brasilia

En Brasilia

Aquí la sala de conferencias de la Embajada de México en Brasilia, donde hablamos ante un nutrido público el 14 de junio, aniversario de la muerte de Borges. Escritores de España, Brasil, Chile, México y Venezuela: un verdadero melting pot o, mejor dicho, chanfaina de procedencias con un solo interés: la literatura.

entradas anteriores

16 jun. 2011

Cruzando the line con Casa de Cartón

Compartiendo en el Inti de Oro con  Juan Carlos Méndez Guédez, Carlos Andrade, José María Calleja, José Luis Torres Vitolas y Fernando Martínez Laínez

Hoy, regresando a Madrid, nos fuimos al Inti de Oro a la presentación de la nueva editorial dirigida por José Luis Torres Vitolas, Casa de Cartón, cuyo primer título es Do not cross the line, de Carlos Andrade:


Una novela negra llena de miradas neoyorkinas y de la violencia, la miseria que convive con la opulencia en toda gran ciudad del mundo. Nueva York como símbolo de la mezcla, siempre injusta, de pobreza y boato que las grandes ciudades engendran. No se nieguen el placer de leer esta novela certera, de prosa firme y que deja que los ojos la recorran deliciosamente; la novela de un escritor que "piensa en postales", como él mismo confiesa, y que bebe de todo lo contemporáneo que nos rodea, del cine a la plástica, agregando eso que solo la buena literatura puede agregar: profundidad.

Aquí, una pequeña entrevista a José Luis Torres Vitolas, ese nuevo editor con el que contaremos desde hoy y al que le auguramos una larga y fructífera carrera:

13 jun. 2011

Minas+Geraes &Brasilia

Sería absurdo venir a Brasilia y no buscar algo de Milton Nascimento que no se consiga fácilmente en Madrid, y si es de oferta, ¡mejor! Por ejemplo, este dos por uno, Minas y Geraes, discos de los años setenta, que me acabo de comprar, ¡baratísimos!:


Esta foto revela algunas cosas: primero, que no olvido nunca a mi querido amigo Diego Casasnovas, con el que compartí horas y horas de Milton, de Caetano, de Maria Bethania, de tanta música, de tanta pasión; segundo, que he arriesgado tontamente la carátula de mis discos nuevos para que el fondo fuera la ciudad de Brasilia y su luz del atardecer; y por último, que Caetano tiene razón: si Dios cantara, tendría la voz de Milton Nascimento.

Fresco, viento, monumentos y luz, mucha luz: así va siendo Brasilia; mañana será literatura, palabras y amigos. Hoy es música y algo de agotamiento. Ah, y helados, de uva, de guayaba y de mango.

Qué ricos son los helados.

12 jun. 2011

Los oficios del libro


Ayer, 11 de junio, se presentó, en un encuentro breve y entrañable, Los oficios del libro, antología de relatos en torno a esta pasión que convoca a tantos quijotes, los que no se cansan de batallar contra cuanto molino de viento se ponga enfrente y se ponga cómico. En este caso, los editores fueron los propios alumnos del Máster de Edición de la Universidad Autónoma de Madrid patrocinado por la editorial Versus, dirigido por Eduardo Becerra, ese incansable lector, ensayista, investigador y promotor cultural venido de la mítica Haro. Estos chicos han demostrado que aquel que es profesional en lo suyo, lo es desde el principio y sin aspavientos -han aparecido cuatro títulos más junto a este de que hablo, así que no se trata de la flor de un día.
Fuimos 32 los autores invitados a colaborar con textos en torno al asunto, entre los que se encuentran varios de los que hoy en día se consideran la vanguardia literaria en español; yo, contento de estar entre tantos buenos escritores, les envié La manzana de Nietzsche, relato que había permanecido en mi computadora hasta ahora, y que le da título a mi cuarto libro de relatos, aún en los pañales de lo inédito. El trabajo de edición de este relato le correspondió a Alfonso Castelló, un chico al que le auguro un brillante futuro como editor, porque ya apunta las maneras inteligentes y sensibles que todo buen editor necesita. Incluso hizo labores de curator -y de traductor de poesía- ayudándome a que el relato llegara de la manera más limpia posible -gracias, ¡y qué gustazo trabajar en estas condiciones!
¡Larga vida, pues, a Libros de la Ballena, el nuevo sello que emerge en el mapa astral del mundo editorial español!

PS. Este no es el primer cuento de mi libro inédito que ve la luz, pues un hermanito suyo, El alfabeto del profesor Chomsky hace poco ha conocido las delicias del papel en la revista Rio Grande Review, gracias a los oficios de Daniel Centeno, como pueden comprobar si pinchan donde dice aquí, aquí, aquí, o adiós, adiós, adiós.