28 oct. 2012

El día en que Adriano peleó con Borges


Ayer vi (y difundí) un video en el que sostienen una pequeña tertulia Jorge Luis Borges, Adriano González León, Juan José Arreola, Salvador Elizondo, Germán Bleiberg y Alvaro Gálvez Cifuentes; en realidad, es un programa que reproduce fragmentos de esa tertulia, de 1973. Es un video que deben ver todos aquellos que quieran pasar una sabrosa hora de deslumbramiento, y aquí se los dejo, por si acaso:


No pasen por alto, por favor, la incisiva, inteligente, tenaz diferencia de criterios entre el escritor argentino y el escritor venezolano; era una época de firmes convicciones, sí, pero sobre todo de amor incondicional a la literatura; para Borges, fin en sí misma; para Adriano, también -y hay que subrayar el también- herramienta para ir en pos de una identidad perdida, sobre todo en América -es la América de la muerte de Neruda, la América del golpe de Pinochet, el inicio del "gracioso" experimento económico de Milton Friedman en Chile, la doctrina del shock... Así que ninguno de los dos escritores se ahorra opiniones y no duda en tratar de imponerlas a su interlocutor; Borges, anciano, algo autoritario y decididamente anticomunista, interpela al joven venezolano casi con displicencia y, cómo no, fina eutrapelia; Adriano, pasional, comunista, interrumpiendo, exigiendo exponer sus ideas, nervioso porque el veterano argentino no se deja acorralar con sus seductoras palabras y quiere, a su vez, manipularlo. Adriano le arroja a Borges su admiración por Neruda y este recoge la pelota nerudiana y se la devuelve encendida. Una delicia. Sin duda, es una conversación-combate que merecería ser narrada por el más experimentado comentarista de boxeo en el Madison Square Garden.
Pero la contienda es más simple de explicar:
Dos grandes se reconocen, que diría Kant. Ni más ni menos.